Miopía, hipermetropía y astigmatismo

  • Defectos de Refracción
  • Los defectos de refracción (miopía-hipermetropía y astigmatismo), son aquellos en los que la imagen que llega a la retina a través de la cornea y el cristalino converge en un punto fuera de ella.
    En un ojo normal, las imágenes que llegan enviadas por la córnea y el cristalino se enfocan directamente sobre la retina, obteniendo una visión perfecta del objeto referido.
    Cuando esto no ocurre y la imagen convergen en un punto situado fuera de la retina, estamos ante un defecto de refracción.
    La solución para estos defectos por lo tanto consistirá en conseguir una proyección adecuada de los rayos sobre la retina, mediante gafas o lentes de contacto o mediante la cirugía refractiva de la córnea, que incluye una serie de técnicas cuyo objetivo básico es modificar la curvatura anterior (hacerla más convexa o más cóncava), y compensar así el defecto de refracción.
    Por su parte, la cirugía refractiva del cristalino (en defectos de refracción altos, presbicia, y pérdida de transparencia del cristalino), tiene dos opciones:

    • Colocar lentes por delante de él, a modo de suplemento óptico, sin necesidad de remplazarlo
    • Sustituirlo por un cristalino artificial (lentes intraoculares monofocales, multifocales, tóricas), en el caso de que exista presbicia o un alto defecto de graduación no susceptible de cirugía con láser.

  • Corrección de Defectos Refractivos
  • Correción de los defectos refractivos mediante las más avanzadas técnicas en cirgugía refractiva:

    • LASIK / PRK utilizando Láser excimer Visxx Star S4.
    • Lentes intraoculares fáquicas (ICL, Artistan, etc).
      Este tipo de lentes son utilizadas cuando se desea corregir grandes defectos tanto miópicos como hipermetrópicos.
      La técnica consiste en introducir una lente por delante del cristalino o por delante del iris con su graduación apropiada.
      Para ello es necesario conocers las dimensiones interiores de los distintos compartimientos del ojo para elegir que técnica de implante se adapta mejor.
    • Lentes intraoculares pseudofáquicas.
      Se utilizan en los casos en que el defecto a corregir es tan alto que no se pueda implantar una lente fáquica o cuando por la edad del paciente no se precisa mantener la acomodación porque ya está perdida.
      En algunos casos particulares las lentes podrían ser pseudoacomodativas, lo cual permite la visión de cerca y de lejos sin tener que usar necesariamente unas lentes multifocales (gafas).
    • Anillos intracorneales.
    • Queratotomias arcuatas.
      Se utilizan para la corrección de astigmatismos elevados congénitos, traumáticos o postquirúrgicos.
      La técnica consiste en hacer unas incisiones pareadas no perforantes que afectan el 90% del espesor corneal mediante un bisturí calibrado de diamante.
    • Correción de los defectos refractivos mediante gafas y lentes de contacto (lentillas) de diferentes materiales y diseños.