Ojo vago

  • ¿Qué es?
  • La ambliopía ocurre cuando la visión en un ojo no se desarrolla de manera adecuada durante la infancia. Esto ocasiona que dicho ojo quede con una menor agudeza visual, comúnmente conocido como ojo vago.

    A diferencia de los ojos con miopía, hipermetropía o astigmatismo la utilización de lentes no hacen que el ojo vago llegue al alcanzar una correcta agudeza visual. Si no es controlado a tiempo, se trata de un proceso irreversible.

  • Causas
  • Los niños nacen con la capacidad de ver pero sin un sistema visual completamente desarrollado. Tienen que aprender a usar sus ojos para poder enfocar los objetos y verlos en tres dimensiones. La visión se continúa desarrollando hasta los 8-9 años, y una vez alcanzado su desarrollo visual sea este o no correcto ya no es fácil modificarlo.

    En ocasiones el desarrollo de un ojo se ve interrumpido o ralentizado con respecto al otro. Es entonces cuando comienza a desarrollarse la ambliopía. Las causas pueden ser diversas:

    • Alteraciones en la posición del ojo (estrabismos).
    • Alteraciones del enfoque de un ojo por la presencia de diferente graduación (dioptrías de miopía o hipermetropía) entre ambos ojos.
    • Otras causas menos frecuentes serían lesiones presentes en el ojo como cataratas congénitas, toma de fármacos o alteraciones nutricionales.

  • Síntomas
  • No es fácil que los familiares detecten precozmente la presencia de ambliopía en un niño. Muchas veces incluso ni los niños mayores se percatan de ello al tener un ojo sano con el que ven perfectamente.

    Algunos signos de alarma que sí deben vigilar los padres son desviaciones en la mirada del niño (a veces cuando está cansado o distraído) o guiños de un ojo a la hora de mirar un objeto (sobre todo con luz solar).

    Todo niño de cuatro o cinco años debe ser explorado por un oftalmólogo sobre todo si existe la sospecha de que pueda tener un ojo vago en su fase inicial.

  • Tratamiento
  • Si la ambliopía no es tratada de manera eficaz antes de los 7-8 años el ojo quedará con una visión pobre dificultando muchas actividades de la vida cotidiana que requieren de una adecuada visión en ambos ojos.

    Si la ambliopía se detecta entre los 4 y los 7 años se pueden poner en marcha medidas terapéuticas que gracias a la gran plasticidad cerebral y a la alta capacidad de aprendizaje del sistema visual en edades tempranas, permita una resolución del cuadro con un correcto y completo desarrollo visual. Entre estas medidas figurarían el uso de gafas y parches. A veces, si la causa de la ambliopía es un estrabismo, puede ser necesaria una cirugía.