Presbicia

  • ¿Qué es?
  • Durante la juventud, la lente natural del ojo, el cristalino, es sumamente flexible, lo cual nos permite fijar la vista con facilidad en los objetos cercanos.
    Con el transcurso del tiempo, pierde paulatinamente la flexibilidad y empieza a ser más difícil fijar la vista en estos objetos cercanos. Este trastorno que afecta a todas las personas, se denomina presbicia y es una parte normal del proceso de envejecimiento del ojo incluso en aquellas personas que nunca habían padecido problemas de vista anteriormente.

  • Causas
  • El ojo normal, en reposo, está adaptado para la visión lejana. Cuando se requiere la visión para mirar a los objetos próximos: un ordenador, un ipad, un teléfono, un libro, la carta de un restaurante…, el ojo debe cambiar de foco, realizando un esfuerzo llamado acomodación (“enfoque”).
    Este mecanismo, lo realizan el cristalino (la “lente natural” del ojo), junto con los músculos (músculo ciliar) y ligamentos que lo rodean.
    Con el paso del tiempo, el músculo ciliar, como el resto de los músculos del cuerpo humano, va perdiendo fuerza y elasticidad y se va haciendo menos potente. Al mismo tiempo, el cristalino que es la “lente natural” del ojo, se va haciendo menos transparente y menos flexible, con lo cual la capacidad para acomodar y “enfocar” los objetos cercanos, va disminuyendo con la edad.
    Con la presbicia o “vista cansada”, no podemos ver con claridad los objetos o textos cercanos, a no ser que nos ayudemos mediante una gafa de aumento.

  • Síntomas
  • En las primeras etapas, la mayoría de las personas tienen problemas para leer las letras más pequeñas, como por ejemplo un menú, un teléfono móvil o el periódico.
    En general, esto se puede compensar alejando los materiales de lectura y en algunos casos incrementando la fuente de luz.
    En muchas ocasiones, la presbicia determina también un empeoramiento en la visión lejana, no pudiendo llegar a distinguir objetos, que antes el paciente veía a cierta distancia sin dificultad.

  • Tratamiento
  • Con el avance del proceso normal de envejecimiento, la mayoría de los pacientes, no pueden alejar los objetos lo suficientemente lejos como para verlos con nitidez. Es en esta etapa, cuando gran parte de los pacientes deben recurrir a las gafas de lectura para ayudar a fijar la vista en los objetos cercanos.
    Si no se desean utilizar gafas de cerca o gafas progresivas, la presbicia puede ser tratada quirúrgicamente y de forma permanente mediante el implante de lentes intraoculares especiales que permiten una correcta visión cercana, intermedia y lejana.

    "Será el oftalmólogo, quién después de un minucioso examen, decida que procedimiento o procedimientos son los más adecuados para la corrección del defecto visual del paciente."