Si bien los efectos nocivos del tabaco en relación con el cáncer y las patologías cardiovasculares son muy conocidos, con frecuencia tienden a olvidarse las consecuencias negativas que fumar tiene para la visión. Por ello es importante concienciar sobre la estrecha relación de este hábito con el desarrollo de determinadas patologías oculares, como la DMAE.

FUMAR Y LA DMAE

Como ya vimos anteriormente la DMAE (Degeneración Macular Asociada a la Edad) es provocada por el deterioro de la mácula, la pequeña área central de la retina que determina la visión central. Esta enfermedad es la primera causa de pérdida severa de visión entre la población mayor de 65 años en el mundo occidental. Se trata de un problema que va en aumento con el incremento de la esperanza de vida y que se dispara en el caso de los fumadores. Estos padecen la enfermedad de forma más precoz y virulenta. Esto se debe al efecto directo del tabaco sobre la circulación de los vasos sanguíneos de la retina, al igual que afecta a los vasos del resto del organismo. Fumar dificulta el aporte de oxígeno necesario para los tejidos del organismo, entre ellos la retina, lo que da lugar al inicio precoz y agravamiento de enfermedades como la DMAE.

Se ha comprobado que los ex-fumadores desarrollan DMAE en un promedio de 4.9 años antes respectivamente a los no fumadores, y los fumadores actuales en un promedio de 7.7 años antes respecto a los no fumadores.

 

 

FUMAR Y LAS CATARATAS

clínica oftalmológica pamplona - cirujía cataratasLa catarata es una patología ligada a la edad caracterizada por una pérdida progresiva de transparencia del cristalino, que se traduce en una reducción significativa de la visión, y que puede llevar incluso a la ceguera.

Diferentes investigaciones muestran que los fumadores aumentan significativamente su riesgo de desarrollar cataratas en comparación a los no fumadores. De hecho, estudios demuestran que las personas que fuman duplican las probabilidades de formación de cataratas, y el riesgo sigue aumentando cuanto más fumen.

 

 

FUMAR Y LA RETINOPATIA DIABÉTICA

La retinopatía es una enfermedad de la retina causada por los altos niveles de azúcar en la sangre, que ocasiona daños en los vasos sanguíneos de la retina, provocando pérdida de visión.

Actualmente sabemos que fumar causa diabetes tipo 2. De hecho, los fumadores tienen entre 30 a 40 % más probabilidades de tener diabetes tipo 2 que los no fumadores. Y las personas que tienen diabetes y fuman tienen más problemas con la dosificación de la insulina y el control de la enfermedad. Por lo tanto esto se relaciona directamente con la retinopatía diabética, pues un mal control de la diabetes agrava y acelera el progreso de la enfermedad.

Además el buen control de la diabetes es de suma importancia para prevenir otro tipo de complicaciones de la enfermedad como insuficiencia renal, pie diabético, aterosclerosis etc…

 

FUMAR Y LA SEQUEDAD DE OJOS

El sindrome del ojo seco describe una cantidad insuficiente de lágrimas en la superficie de los ojos, necesarias para mantener el ojo lubricado y saludable. Los síntomas más habituales son enrojecimiento ocular, picor, sensación de cuerpo extraño y ojos llorosos.

Fumar tabaco es un irritante ocular conocido y empeora la sequedad del ojo, incluso entre fumadores pasivos. Hay que hacer especial incapie en los usuarios de lentes de contacto, pues las lentillas aumentan el requerimiento acuoso para mantener el ojo hidratado. Por lo que aquellas personas fumadoras y portadoras de lentes de contacto son muy tendentes a tener problemas de ojo seco.

 

 

FUMAR Y LAS ENFERMEDADES OCULARES INFANTILES

Las mujeres que fuman durante el embarazo trasmiten toxinas peligrosas a la placenta, que potencialmente pueden hacer daño al feto. Fumar durante el embarazo aumenta las probabilidades de muchos trastornos oculares a nivel fetal e infantil (además de otros graves problemas de salud) como estrabismo y el subdesarrollo del nervio óptico (una de las causas principales de la ceguera en los niños).

Además, fumar durante el embarazo aumenta el riesgo de parto prematuro. Y el parto prematuro puede causar un problema ocular grave llamado «retinopatía de la prematuridad», que puede ocasionar pérdida de visión permanente o ceguera en el bebe.

 

 

 

 

En definitiva, el consumo de tabaco tiene efectos negativos para la salud. Algunos de ellos son de sobra conocidos, mientras que otros, como los perjuicios que causan a la visión, pasan más desapercibidos y es importante darlos a conocer. Nunca es tarde para dejar de fumar adquirir hábitos de vida saludables.   

 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2018 - By Centro Oftalmológico Navarra

Protección de datos

       948 22 62 49 - 691 42 00 16