¿QUÉ ES LA HIPERMETROPIA?

La hipermetropía es un defecto de refracción ocular que provoca la falta de nitidez o visión borrosa de los objetos próximos. Se produce como consecuencia de enfocar las imágenes por detrás de la retina y no directamente sobre ella. En los casos en los que la graduación es muy elavada, también pueden provocar visión borrosa de los objetos lejanos.

 

¿A QUÍEN AFECTA?

Este defecto de la refracción afecta a la mayor parte de los recién nacidos, ya que cuando nacemos el ojo es más corto de lo normal (hipermetropía fisiológica) pero durante el periodo de crecimiento tiende a corregirse. Cuando el problema persiste y no se corrige de forma adecuada, pueden desencadenarse otras alteraciones visuales, como ojo vago o estrabismo.

En el caso de los niños o jóvenes con hipermetropía, si su graduación no es muy alta, pueden no manifestar esa falta de agudeza visual cercana, ya que compensan la hipermetropía mediante la acomodación (el cristalino incrementa su potencia por la contracción de los músculos que lo rodean).  Sin embargo el continuo esfuerzo de acomodación puede provocar otros síntomas como fatiga visual, picor de ojos o dolores de cabeza.  En los casos de hipermetropía elevada el cristalino no puede compensar todo el defecto y entonces se producirá visión borrosa tanto de lejos como de cerca.

En el caso de los pacientes mayores de 40 años, la hipermetropía puede confundirse con la presbicia o vista cansada, que también provoca visión borrosa de los objetos cercanos. Sin embarga la causa de esta última es una pérdida de la capacidad de acomodación del cristalino asociada a la edad.

 

¿CÓMO DETECTARLO?

En algunas ocasiones puede ser sospechado por padres, profesores o cuidadores porque notan que el niño no ve bien (se acerca

 mucho a los objetos, o lo notan torpe, no le llaman la atención las cosas lejanas etc..). En otras ocasiones es un una revisión escolar, pediátrica u optométrica donde se detectan problemas de visión. En estos casos el niño debe ser valorado siempre por un oftalmólogo.

 

 

 

¿SE PUEDE PREVENIR?

La hipermetropía no se puede prevenir, pero especialmente en el caso de los niños, es muy importante detectarla precozmente. Si no se detecta a tiempo puede dar lugar a otras patologías como ojo vago o estrabismo. Por eso son tan importantes las revisiones oftalmológicas periódicas y completas (con fondo de ojo).

 

¿CÓMO SE TRATA?

Los niños con hipermetropía deberán llevar gafas según las pautas indicadas por su oftalmólogo y deberán ir realizando revisiones oftalmológicas periódicas. Generalmente conforme el niño va creciendo, su ojo también lo hace y la hipermetropía se va corrigiendo de forma fisiológica.

En algunos casos concretos puede ser opcional el uso de lentillas. La elección de uno u otro método dependerá de la edad del niño, tipo de defecto y necesidades del paciente. Las opciones son analizadas de forma conjunta con los padres siendo de primera elección la utilización de gafas. En la edad adulta se puede valorar realizar cirugía.

 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

© 2018 - By Centro Oftalmológico Navarra

Protección de datos

       948 22 62 49 - 691 42 00 16